¿Has orado hoy por el Papa Francisco?: Ave María...

A los 75 años de la elección de Pío XII

TAMPOCO EL PAPA PACELLI QUISO VIVIR EN EL APARTAMENTO PAPAL.


El cónclave para elegir sucesor al papa Pío XI (fallecido el 10 de febrero de 1939) se clausuró hace setenta y cinco años, es decir el 1º de marzo de 1939. Eran tiempos especialmente difíciles, en los que la escalada bélica en Europa era cada vez más amenazadora. En realidad, se estaban cosechando los frutos de los errores sembrados en Versalles veinte años atrás, cuando los estadistas y políticos occidentales, haciendo caso omiso a los llamados a la moderación de Benedicto XV, liquidaron la Gran Guerra mediante una paz implacable y onerosa para los vencidos, creando así las condiciones para que volvieran a germinar el resentimiento, el odio y el afán de revancha. La crisis de 1929 y la depresión consiguiente habían generado un gran descontento y acabado por desacreditar al sistema liberal imperante, favoreciendo la ascensión al poder de regímenes autoritarios, que se presentaban como una alternativa a la amenaza del bolchevismo.
La década de los años treinta vio cómo los distintos totalitarismos pugnaban por avanzar en Europa. España era el escenario más trágico de esta lucha desde 1936 cuando quedó dividida en dos bandos apoyados respectivamente por Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini y por la URSS de Stalin. Las democracias occidentales se limitaban al papel oficial de espectadoras, aunque se hallaban seriamente preocupadas de que el precario equilibrio internacional se rompiera debido a la política agresiva germana. Ello las había llevado a practicar una política de apaciguamiento, que tuvo su punto culminante en la conferencia de Munich de septiembre de 1938, en la que el Reino Unido y Francia cohonestaron el expansionismo del nazismo (que se había anexionado Austria mediante el Anschlüss en marzo y se apoderaría de los Sudetes en octubre, disolviendo así Checoeslovaquia). Por otro lado, la URSS ya apuntaba hacia Finlandia y las Repúblicas Bálticas, así como a la difusión del comunismo en Europa a través de los Balcanes.
En el aspecto religioso, la situación no era tampoco muy halagüeña. Por un lado, era de temer el avance del comunismo, que había dado pruebas de su carácter antirreligioso en Rusia (donde había casi aniquilado a la Iglesia Ortodoxa) y en España (país en el que había organizado la persecución religiosa sistemática más cruenta de los tiempos modernos). Por otro lado, los gobiernos de Italia y Alemania no ocultaban su hostilidad hacia la Iglesia Católica, a cuyo clero y organizaciones –considerados como un estorbo para el adoctrinamiento de la juventud– hostigaban crecientemente en contravención de los concordatos firmados con la Santa Sede (cierto es, sin embargo, que sin éstos la condición de los católicos hubiera sido mucho peor). El panorama era, pues, más que preocupante cuando expiró Pío XI.
El cardenal Eugenio Pacelli, que había sido secretario de Estado del difunto papa, era también camarlengo de la Santa Iglesia Romana, cargo que otorga a su titular el poder de administrar los bienes temporales de la Santa Sede (dependientes antiguamente de la Cámara Apostólica) y el de presidir el gobierno interino de la Iglesia –que reside en el Sacro Colegio– durante la sede vacante. También le compete la certificación de la muerte del Papa y el sellado de todos sus aposentos. Contrariamente a lo que se suele creer, el cardenal Pacelli no observó la costumbre de golpear suavemente tres veces con un martillito de plata la sien del cadáver de Pío XI llamándolo por su nombre de pila, la cual había caído en desuso desde la época del cardenal Oreglia di Santo Stefano, que la omitió en 1903, cuando hubo de verificar el óbito de León XIII. Pacelli se limitó a hacer constar notarialmente que su amado mentor había realmente fallecido y retiró de su dedo elAnulus Piscatoris para su destrucción, de modo que no fuera posible falsificar bulas ni otros documentos pontificios. También tocó al camarlengo, en su condición de arcipreste de la Basílica Vaticana, la preparación del Palacio Apostólico para albergar el cónclave, que implicaba por entonces un estricto aislamiento de los electores. Debían acondicionarse 62 celdas para éstos, dividiendo los ambientes disponibles mediante tabiques y aprovechando al máximo el espacio. Lossampietrini tenían por entonces mucho trabajo que desquitar en poco tiempo, efectuando obras de mampostería, carpintería y cerrajería, además de total encalado de las ventanas para quitar toda visibilidad tanto desde dentro hacia fuera recinto como viceversa.

Pío XI, como se sabe, había preparado concienzudamente a su cardenal secretario de Estado para sucederle y así lo dio a entender en alguna ocasión a sus circunstantes, especialmente si eran cardenales (es decir, futuros votantes). Sin embargo, en los pasillos de los palacios vaticanos más bien se descartaba la elección de Pacelli. De acuerdo con el testimonio de Nazareno Padellaro (autor de una excelente biografía de Pío XII que seguimos para estas líneas), en L’Osservatore Romano nadie la creía posible, en el convencimiento de que una vez más se iba a cumplir la regla no escrita que barraba el paso del trono papal al secretario de estado del reinado anterior. El mismo interesado parecía estar seguro de que no saldría elegido: había indicado a sor Pascualina, su fiel gobernanta, que preparara su equipaje para una estancia más o menos larga en la casa de reposo Stella Maris de Rorschach (que pertenecía a la congregación de la monja: la de las Hermanas de la Santa Cruz de Menzingen). Además, había puesto su despacho de la Secretaría de Estado listo para que lo ocupara su sucesor. La misma mañana de la clausura del cónclave, los oficiales y todo el personal de las tres secciones de aquélla quisieron fotografiarse con su antiguo jefe como despedida.
Las legislaciones aplicables al acontecimiento que estaba por desarrollarse eran dos: la constitución apostólica Vacante Sede Apostolica dada por san Pío X el 25 de diciembre de 1904 y el motu proprio Cum proxime dado por Pío XI el 1º de marzo de 1922. Hasta el siglo XX los cónclaves se habían regido por la bula fundamental Ubi periculum de 7 de julio de 1274, que Gregorio X había sancionado en medio del Segundo Concilio Ecuménico de Lyon. Los pontífices sucesivos habían hecho retoques, los más importantes de los cuales fueron los establecidos por Pío IV mediante la constitución apostólica In eligendis de 9 de octubre de 1562 y por Gregorio XV mediante la constitución apostólica Aeterni Patris de 15 de noviembre de 1621.
San Pío X vio la necesidad de una reorganización completa del vetusto mecanismo de la elección papal para adaptarla a la marcha de los tiempos. Ya a poco de ser elegido había abolido el abusivo “derecho de exclusive” que reivindicaban las potencias europeas católicas –y habían ejercido en varias ocasiones– para impedir que un candidato no grato a alguna de ellas se convirtiera en papa. Los puntos principales de la constitución Vacante Sede Apostolica eran: que la elección del Romano Pontífice correspondía a los cardenales de la Santa Iglesia Romana y sólo a ellos (aunque la Iglesia se hallara en concilio ecuménico, que quedaba suspendido automáticamente por la muerte del Papa); que todas las penas y censuras eclesiásticas (incluida la excomunión) a las que estuviera sujeto un cardenal cesaban a los solos efectos del cónclave para que éste pudiera votar; que los cardenales tenían un plazo de diez días para reunirse en cónclave después de la muerte del Papa; que quedaría elegido el cardenal que obtuviera las dos terceras partes de los votos.
Cuando Achille Ratti se convirtió en Pío XI en 1922, a tres cardenales del otro lado del Atlántico no les dio tiempo de llegar al cónclave: O’Connell de Boston, Dougherty de Filadelfia y Bégin de Québec. Éstos manifestaron al flamante Papa que estaban encantados de que hubiera resultado elegido, pero que les habría gustado participar en la votación. Fue entonces cuando Pío XI, mediante el citado motu proprio Cum proxime, decidió alargar el plazo de reunión del cónclave a quince días –en lugar de diez– después de la muerte del Sumo Pontífice, pudiendo el Sacro Colegio extenderlo tres más dieciocho si así lo consideraba necesario. Esta facultad fue usada ya a la muerte del papa Ratti, ocurrida el 10 de febrero de 1939, pues los cardenales se encerraron el 1º de marzo siguiente, o sea dieciocho días después.
A las 4 de la tarde del miércoles 1º de marzo sonó la campana que convocaba a los cardenales a entrar en cónclave. Los 62 electores se fueron reuniendo en la Sala de los Paramentos. Vestían hábito de coro de color violáceo y fajín de seda sin flecos ni borlas en señal del luto que aún tenían que llevar por Pío XI. En dirección de la Capilla Paulina, atravesaron sucesivamente la Sala Ducal (donde les esperaban la Guardia Palatina de honor y los Gendarmes Pontificios) y la Sala Regia (en la que se añadió al cortejo la Guardia Noble). En la segunda de ellas un público formado por el cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede, la nobleza y el patriciado romanos y periodistas presenciaba el paso de los senadores de la Roma papal, sucesores de los de la Roma de la Antigüedad. Al llegar a la capilla decorada con historias de san Pedro y san Pablo por Miguel Ángel, la procesión se detuvo para una breve oración, acabada la cual enfiló hacia la Sixtina. A la entrada de ésta, el cardenal Granito Pignatelli di Belmonte, decano del Sacro Colegio, entonó elVeni Creator continuado por el coro dirigido por el maestro Lorenzo Perosi mientras los purpurados, por orden de precedencia (primero los cardenales-obispos, después los cardenales-presbíteros y en fin los cardenales-diáconos) iban entrando en el recinto de la capilla (Pacelli era el vigésimo cuarto).
Una vez todos los príncipes de la Iglesia se hallaban dentro de la Capilla Sixtina y acabado el himno al Espíritu Santo, monseñor Carlo Respighi, prefecto de las ceremonias pontificias, hizo su aparición para la primera intimación a los extraños al cónclave a fin de que abandonaran el recinto: resonó entonces el potente “Extra omnes!”. Las puertas de la capilla se cerraron, quedando dos guardias suizos apostados delante de ellas, mientras se leía el texto de la constitución de san Pío X y el motu proprio de Pío XI, seguidos del juramento de guardar absoluto secreto que cada cardenal ratificó poniendo la mano sobre los Evangelios. Mientras tanto, habiéndose avado también desde la Sala de los Paramentos y escoltado por un destacamento de la Guardia Suiza y palafreneros con antorchas, hizo su aparición monseñor Antonio Arborio Mella di Sant’Elia, el maestro de cámara pontificio, que se iba a desempeñar como gobernador del cónclave. A las 5 y media hizo su aparición el príncipe Ludovico Chigi della Rovere, que ostentaba el cargo hereditario de mariscal de la Santa Iglesia y custodio del cónclave. Iba también escoltado por la Guardia Suiza y también por pajes con su librea portando antorchas.
Las puertas de la Sixtina se reabrieron y cada uno de los cardenales, respondiendo a su nombre pronunciado por el prefecto de las ceremonias, fue saliendo en dirección a la celda que le había sido asignada, yendo acompañado por un guardia noble. Contemporáneamente, el cardenal decano ordenó el desalojo de los invitados que permanecían en la Sala Regia al sonido de una campanilla y de la exclamación conminatoria que ya se había escuchado antes: “Extra omnes!”. La concurrencia abandonó el Palacio Apostólico saliendo por el Patio de San Dámaso. Cuando todos los cardenales estuvieron ya en sus celdas se llevaron a cabo las últimas verificaciones antes de proceder a la clausura del cónclave. El camarlengo Pacelli, acompañado de los tres jefes de orden (Granito por los cardenales-obispos, O’Connell por los cardenales-presbíteros y Caccia-Dominioni por los cardenales-diáconos) y de un arquitecto, fue inspeccionando todos los rincones necesarios para asegurarse que no quedaba ningún extraño dentro del recinto. Concluídas las verificaciones, se ordenó cerrar las puertas, siendo consignadas las llaves al secretario del cónclave.
Entretanto, el mariscal-custodio había sido advertido por uno de los ceremonieros y se hallaba ante la puerta principal acompañado por el gobernador del cónclave, el gobernador de la Ciudad del Vaticano, los prelados de la Cámara Apostólica, notarios, testigos, capitanes de la guardia especial para la ocasión y miembros de la Guardia Suiza. Este grupo se unió al del camarlengo para proceder a la oclusión de los accesos al cónclave: primero el del arco que separa la Torre Borgia del Patio del Papagayo; después, el de la Escalera de Pío IX. Los albañiles lo cierran mediante un doble tabique de madera. Comprobadas las cerraduras de las puertas internas y externas, así como de los pequeños tornos practicados en ellas (única comunicación con el mundo exterior para casos de emergencia), se levanta acta notarial y se hace la tercera y última intimación mediante el “Extra omnes!”. El príncipe Chigi puso sus sellos sobre las puertas externas y recibió sus llaves, mientras el gobernador hizo lo propio con las puertas internas. A las 7 y cuarto, ya atardecido, los cardenales quedaban completamente segregados del resto de los hombres para dedicarse a la tarea más importante que deberán absolver en su vida: la de elegir al nuevo Vicario de Cristo.
Eugenio Pacelli se retiró entonces a su apartamento de la terza loggia, que era el mismo que había ocupado como secretario de Estado, por lo que no le había sido asignada celda. Es el mismo apartamento que después ocupó como Papa, pues no quiso trasladarse a los apartamentos papales de la prima loggia, que pasaron a ser a partir de entonces los del secretario de Estado, siendo más lujosos. Los cardenales tenían en ese tiempo cada uno sus asistentes personales llamados “conclavistas”, sujetos a la misma obligación de secreto que sus señores. Lo que constituía una novedad sin precedentes es que Pacelli quiso conservar junto a sí a su gobernanta, de modo que sor Pascualina fue la primera mujer que estuvo presente en un cónclave (nunca hasta ahora ha vuelto a repetirse la experiencia). El cardenal camarlengo no sabía prescindir de los servicios de la religiosa que sabía mejor que nadie cuidar su delicada salud y se hizo una excepción. Después de una frugal cena, parece que Pacelli acudió a visitar a su amigo el cardenal Marchetti-Selvaggiani, que se hallaba enfermo en cama dentro del cónclave. El encuentro habría sido especialmente cordial y el vicario de Roma le habría predicho por primera vez su elección, lo que le causó cierta turbación. Después de satisfacer el deber de la amistad y la caridad se retiró para el merecido descanso nocturno. Necesitaba reponerse de una jornada especialmente intensa y extenuante y reunir fuerzas para el día siguiente, que traería sus nuevos e decisivos afanes.
El día siguiente, 2 de marzo, Eugenio Pacelli cumplía 63 años. A las 9 de la mañana estaba previsto que, al sonido de la campana, se reunieran los cardenales para la primera votación. La Capilla Sixtina, que es donde se tenían que llevar a cabo todo el proceso electoral, había sido preparada para la ocasión. A todo lo largo de sus paredes laterales y de la cancela del presbiterio se alineaban 62 sitiales, sobre cada uno de los cuales se alzaba un baldaquín o dosel en señal de la soberanía que residía en los cardenales durante la sede vacante. Hasta el cónclave de 1903 los doseles de los cardenales creados por el papa difunto (considerados sus deudos) eran de color violáceo (en señal de luto) y los demás de color verde. A partir del cónclave de 1914, todos fueron de color violáceo. Delante de los sitiales había sendas mesitas cubiertas con damasco y provistas de todos los útiles de escritorio necesarios para que los electores pudieran emitir su voto. Los cardenales se presentaron revestidos todavía de duelo, con muceta violeta y roquete sin encaje. Asistieron a la misa rezada que celebraba el cardenal Granito para brindar la posibilidad de comulgar a sus colegas que, por cualquier motivo, no hubieran podido ofrecer el santo sacrificio.
Terminada la misa y cerradas las puertas de la Capilla Sixtina quedando en ella sólo a los electores, el cardenal sacrista dio comienzo al ante-escrutinio, recitando el Veni Creator, seguido de la lectura de las actas oficiales de la clausura del cónclave hecha por el prefecto de las ceremonias, monseñor Respighi. A continuación se designaron por sorteo a los tres escrutadores, a los tres revisores y a los tres “enfermeros”. Estos últimos no eran sino los cardenales encargados de ir a recoger los votos de los electores que se hallaban impedidos en sus celdas por enfermedad, como era el caso, en este cónclave, del cardenal Marchetti-Selvaggiani. Los ceremonieros procedieron a repartir las papeletas impresas del voto en número de dos o tres por cada príncipe de la Iglesia. Cada una llevaba en la parte superior las palabras “Ego” y “Cardinalis” (Yo, el Cardenal…)y un espacio para que el votante escribiera su nombre. En la parte central se leía: “Eligo in Summum Pontificem Rev.mum D.num D. Card.” (Elijo como Papa al Reverendísimo Señor Cardenal…) y seguía otro espacio para escribir el nombre de aquel por quien se votaba. La parte inferior de la papeleta se hallaba en blanco para que el elector pudiera poner allí una cifra y un lema cualquiera, a efectos de poder identificar su voto y evitar así falsificaciones.
Los cardenales fueros a sus sitiales y procedieron a rellenar sus papeletas respectivas. A la hora de escribir el nombre del elegido, debían distorsionar lo más posible su letra para evitar que se supiera quién había votado por quién. Las papeletas debían plegarse de manera que quedara visible sólo el nombre del votado: la parte superior con el nombre del elector y la parte inferior con su cifra y lema se doblaban hacia el centro sellando los bordes con lacre, a cuyo efecto cada cardenal se había premunido de un sello distinto del que utilizaba habitualmente para despachar sus documentos (siempre con el fin de preservar el secreto). Finalmente se cerraban y comenzaba la etapa del escrutinio. Cada elector iba hacia el altar con su papeleta cogida entre el pulgar y el índice y llevada con la mano en alto para que todos pudieran verla. Una vez delante el fresco del Juicio de Miguel Ángel, juraba en latín hacia el crucifijo: “Testor Christum Dominum, qui me iudicaturus est, me eligere quem secundum Deum iudico eligi debere” (Pongo por testigo a Cristo, que me ha de juzgar, que elijo a aquel a quien, de acuerdo con Dios, creo que debe ser elegido”. Sobre el altar había un gran cáliz y una patena. Uno a uno, después de jurar, los cardenales fueron depositando en el cáliz sus papeletas valiéndose de la patena. Al terminar el desfile de los votantes presentes fue el turno de los enfermeros, que traían en un cofrecillo de madera cerrado con llave el voto del cardenal Marchetti-Selvaggiani, que es también deslizado en el cáliz.
A las 11 de la mañana comenzó el recuento de los votos. El primer escrutador agitó el cáliz para mezclar las papeletas. El tercer escrutador las fue sacando de él una a una, contándolas, y las metió en otro cáliz vacío. Se comprobó que había 62, correspondientes exactamente al número de votantes. Se procedió entonces a la publicación del escrutinio. El primer escrutador cogió la primera papeleta y la abrió, sin romper los sellos, para ver el nombre del elegido. Sin decir nada, la pasó al segundo escrutador, que vio asimismo el nombre escrito en ella y la consignó al tercer escrutador, el cual la leyó en voz alta. Los nombres que iban saliendo fueron anotados por los revisores, así como las veces que se repetían. En seguida se vio que el del cardenal Pacelli era el más votado, aunque no llegaba a la mayoría requerida para la elección. A cada voto recibido el rostro del camarlengo palidecía: ni se esperaba ni ambicionaba la suprema dignidad papal. Por él habían votado todos los cardenales extranjeros en número de 27 (era natural: gracias a sus viajes, Pacelli les era conocido y varios de entre ellos sentían gratitud hacia él por haber sido creados durante los diez años que fue secretario de Estado de Pío XI) y diez de los 35 italianos (entre ellos eran seguros los votos de Marchetti-Selvaggiani, Canali, Salotti, Pizzardo, Tedeschini y Maglione, buenos amigos suyos). Después de que el tercer escrutador ensartara los votos mediante una aguja en un hilo por la palabra “Eligo”, se procedió inmediatamente a un segundo escrutinio, para el cual no era necesario volver a sortear a nuevos escrutadores, revisores y enfermeros ni repetir el juramento antes de votar.
Esta vez el nombre de Eugenio Pacelli se repitió tantas veces cuantas eran las necesarias para alcanzar los dos tercios de los votos, con lo que la elección era cosa hecha. Los italianos que durante el primer escrutinio patrocinaban otras candidaturas, al ver la clara voluntad de sus colegas extranjeros, no quisieron arriesgarse a una división y sus consiguientes pugnas en el seno del cónclave, lo que podía ser peligroso y dañino para la Iglesia en los tiempos que corrían. Por eso decidieron orientar sus votos –aunque no todos– al camarlengo. Sin embargo, antes de que hubiera tiempo para la pregunta ritual de aceptación al elegido, Pacelli rogó a los cardenales instantemente que procedieran a un tercer escrutinio por la tarde. Se hallaba verdaderamente sobrecogido ante ya no la posibilidad sino la seguridad de convertirse en papa. En el escrutinio anterior había confiado en que su candidatura hubiera tocado techo y se fuera diluyendo en las sucesivas votaciones, pero en el segundo comprobó que no sólo no era así, sino que la voluntad del Sacro Colegio era que ciñera la tiara. Pero, ¿era la voluntad de Dios? No cabía oponerse a esta última, pero si realmente el Señor lo llamaba o no el tercer escrutinio lo sacaría de dudas. Así pues, los ceremonieros pontificios recogieron las papeletas de los dos escrutinios, que habían sido ensartadas, y las quemaron en la estufa comunicada con la chimenea que sobresalía por el tejado de la Capilla Sixtina. El humo que desprendió a las 12:17 del mediodía, con el límpido azul del cielo romano como fondo, era negro por haber mezclado paja húmeda en el fuego.
A la hora de la comida, Pacelli no probó bocado por la conmoción que lo embargaba y que parece haber sido causa de un accidente que sufrió más tarde. Hallándose hacia las 4 en el Aula de los Paramentos, se aprestaba a pasar a la Sala Ducal, cuando le habló el Cardenal O’Connell, que se hallaba a sus espaldas. Al volverse para responderle, no reparó en las cuatro gradas que separan un ambiente del otro y tropezó, cayendo pesadamente de lado sobre su brazo izquierdo. Para alguien que, como él, estaba acostumbrado a circular por el Palacio Apostólico después de años de habitar en él, resultaba sorprendente este despiste, lo que indica que no se hallaba en un estado normal de mente y ánimo. Se cuenta que, acertando a pasar por allí en ese mismo momento el cardenal francés Verdier, exclamó: “Pero, ¿cómo? ¡El Vicario de Cristo en el suelo!”. Se ve que la elección de Pacelli se daba por hecha… y se hizo. Poco después del episodio del tropiezo, se reinició el ceremonial para el tercer escrutinio. Los votos fueron poco a poco convergiendo sobre el que había sido ya virtual papa en el segundo. Esta vez no podía caber ya duda alguna sobre lo que Dios quería para su Iglesia. La mayoría requerida por la constitución de san Pío X había sido rebasada, lo que hizo murmurar al neo-electo las palabras con las que comienza el Miserere. Se dijo que hubo unanimidad de los votos, pero el cardenal Tisserant lo negó años después. Por lo menos sabemos que el voto de Pacelli fue siempre para el cardenal Elia Dalla Costa, arzobispo de Florencia. A las 5:27 de aquella tarde del 2 de marzo de hace setenta años, salía la ansiada fumata blanca lanzaba sus volutas hacia cielo en medio del júbilo de una muchedumbre que esperaba ansiosa en la Plaza de San Pedro.
Entretanto, el cardenal Mercati, último del orden de los diáconos, se apresuró a llamar al secretario del cónclave y a monseñor Respighi, que hicieron abrir la puerta de la Sixtina. El prefecto de las Ceremonias, acto seguido, viendo sobre quién había recaído la elección por el verdadero tumulto que lo rodeaba, hizo abatir todos los doseles de los sitiales menos el de Pacelli, significando así que la soberanía en la Iglesia volvía a recaer sobre un papa. Los tres cardenales cabezas de orden se dirigieron entonces al sitial donde estaba Eugenio Pacelli para hacerle la pregunta de rigor, que le dirigió el primero de ellos, Granito: “Acceptasne electionem de Te canonice factam in Summum Pontificem?” (¿Aceptas tu elección canónica como Sumo Pontífice?). Esta vez no hubo ya titubeos, pero la voz del interpelado aún reflejaba embargo: “Vuestro voto es evidentemente la expresión de la voluntad de Dios; acepto. Encomiendo mi debilidad a vuestras plegarias”. Desde este mismo instante, Eugenio Pacelli se convertía en Vicario de Cristo, un nuevo eslabón de la cadena que se remontaba a Pedro de Galilea, a quien el Señor había hecho pescador de hombres y otorgado el poder de las llaves. Antiguamente debía esperarse a la coronación para considerar que alguien era papa. Más tarde se consideró que la aceptación basta y que cualquier acto del neo-electo en cuanto Romano Pontífice es válido aunque no haya sido todavía coronado (hoy se diría, aunque no haya “iniciado su ministerio petrino”).
La segunda pregunta que el cardenal decano hizo al flamante papa fue: “Quo nomine vis vocari?” (¿Con qué nombre quieres ser llamado?). “Pío” contestó Pacelli. Había pensado en no cambiar su nombre de pila y llamarse Eugenio V (cosa que no sucedía desde 1555, cuando Marcello Cervini decidió ser Marcelo II). Pero pudo más la grata consideración de los papas que habían marcado su existencia: bajo el beato Pío IX había nacido, san Pío X lo había llamado a la Curia Romana y Pío XI lo había favorecido y amado como un padre. Así pues, se convirtió en Pío XII, de lo cual dejó puntual constancia el prefecto de las Ceremonias en el acta que levantó del acto de aceptación. Dos cardenales diáconos condujeron entonces al nuevo papa a la sacristía de la Sixtina para que se revistiera con una de las tres blancas sotanas de diferente talla preparadas para el nuevo pontífice. No hubo dificultad en escoger la que mejor iba a la alta y estilizada figura de Pacelli. Junto a la silla gestatoria, que también se hallaba en la sacristía, se despojó de su hábito cardenalicio para revestirse con los pontificios. Aquélla fue llevada al pie del altar de la Sixtina y colocada sobre la predela, donde recibió Pío XII la primera adoratio de los padres cardenales, que se fueron acercando uno a uno, por su orden jerárquico, arrodillándose con el objeto de besar el pie, la rodilla y la mano del Papa, quien tuvo la delicadeza de dispensar de este homenaje a los cardenales Granito y Sbarreti, con 86 y 82 años respectivamente, a los que costaba doblar la rodilla. El primero de ellos deslizó en el fino dedo del Santo Padre el Anillo del Pescador.
Desde la Capilla Sixtina fue seguidamente llevado rumbo al balcón externo de la Basílica de San Pedro, llamado en italiano Loggia delle Benedizioni. Allí fue desplegado el gran tapiz con el escudo de Pío IX, lo que indicó a los fieles que aguardaban congregados en la plaza, que iba a hacerse el anuncio de la elección del nuevo papa. Compareció el cardenal protodiácono Caccia-Dominioni, el cual hizo señal de que amainaran los clamores de entusiasmo de la concurrencia y pronunció con vos potente las palabras rituales: “Nuntio vobis gaudium magnum: Habemus Papam! Eminentissimum ac Reverendissimum Dominum Dominum Eugenium Sanctae Romanae Ecclesiae Cardinalem Pacelli, qui sibi nomen imposuit Pium” (Os anuncio un gran gozo: ¡tenemos Papa! El Eminentísimo y Reverendísimo Señor Cardenal de la Iglesia Romana Eugenio Pacelli, que ha tomado el nombre de Pío). Ya al nombre de Eugenio, la multitud había prorrumpido en un gran estallido de euforia, pues adivinaron que se trataba de uno de los suyos: Pacelli, un romano di Roma (desde Benedicto XIII, un Orsini, ningún hijo de la Ciudad Eterna se había sentado en el trono de Pedro). Nadie se detuvo a pensar que había otro Eugenio en el Sacro Colegio: el formidable cardenal lorenés Tisserant. Una voz a través de los altoparlantes impone silencio y se refiere a la feliz coincidencia de la elección del Papa el mismo día de su cumpleaños. Después entona elTedeum, que todos continúan mientras se aproxima el cortejo papal.
Pío XII se asomó al balcón entre indescriptibles aclamaciones y dio su primera bendición Urbi et orbi. Ya entonces imprimió el estilo de sus apariciones en público, trazando pausadamente con elegancia y unción el triple signo de la cruz. Tras de lo cual y entre los aplausos interminables de sus ovejas se retiró para volver a la Capilla Sixtina, donde, revestido esta vez de los ornamentos papales (mitra alta, falda y gran pluvial) y vuelto a sentar sobre la silla gestatoria, recibió la segundaadoratio de los cardenales. El decano pronunció la oración Super Pontificem electum y Pío XII dio orden de abrir el cónclave. Las puertas que bloqueaban los accesos al recinto de la clausura de los electores fueron abiertas por el gobernador del cónclave y el mariscal-custodio. Salieron entonces los conclavistas y más tarde los prelados y cardenales a medida que iban cumplimentando al Papa, que, terminadas las ceremonias exigidas por el protocolo pontificio, se dirigió a sus apartamentos en la Secretaría de Estado. Allí le esperaba una densa compañía de visitantes que deseaban felicitarle por la elección, aprovechando estos primeros y breves momentos de informalidad antes de que la etiqueta de la Corte Pontificia se impusiera con su inexorable disciplina bajo el estricto control de los monseñores Respighi y Arborio Mella di Sant’Elia.
Puede imaginarse el júbilo de la buena de sor Pascualina por la elección de su querido cardenal. Ahora que era el Papa, probablemente querría retenerla en Roma, como así fue. Para Pío XII, encontrar esta cara familiar y amiga en medio de los nuevos cortesanos que le rodeaban sería reconfortante. Una vez se hubo disipado el panorama, se aprestó para el merecido descanso nocturno después de consumir una frugal cena preparada amorosa y devotamente por su gobernanta. Bien sabe Dios que necesitaba este reposo después de semanas de trajín al frente del gobierno interino de la Iglesia y de una jornada vertiginosa y llena de grandes emociones como había sido la que estaba a punto de terminar. A partir de la mañana siguiente y sin un paréntesis de calma que le ayudara a digerir el rotundo cambio de situación, le esperaba trabajo y más trabajo. Por supuesto a esto estaba acostumbrado, sólo que ahora sus responsabilidades tenían alcance universal.
Mientras en todo el mundo la prensa difundía la nueva de la elección de Pío XII, en el Palacio Apostólico se vivía el período de euforia que implica todo comienzo de reinado. Antes de que los engranajes de la Curia Romana volvieran a rodar según su habitual rutina (pulida por una práctica plurisecular) pasarían unos días de ajuste a la nueva situación. En realidad, hasta después de la coronación del nuevo pontífice no se podía decir que la vida discurría normalmente en el Vaticano. Pacelli era ya bien conocido tras nueve años en el vértice del poder al lado de Pío XI como su secretario de Estado. Además, tenía otros cargos que lo hacían una figura habitual y familiar en el entorno vaticano, como el de arcipreste de la Basílica Vaticana y prefecto de la Reverenda Fábrica de San Pedro. A fuer de buen “romano di Roma”, por otra parte, poseía lo que los italianos llaman una perfectadimestichezza del mundo social tan característico de la Ciudad Eterna y de la corte papal: sabía moverse en ellos como pez en el agua. A pesar de todo esto, sin embargo, había que ver cómo iba a ser como papa. Cada nueva elección, en efecto, reserva sus sorpresas.
El 3 de marzo debía tener lugar la tercera adoratio, a la hora señalada por el Pontífice (según rezaba el Ordo Conclavis). A las 11 de la mañana, Pío XII salió de sus aposentos y se encontró con algunos grupos que esperaban en la antecámara para presentarle sus parabienes: se trataba de algunos destacados personajes de la corte pontifica, que tenían acceso más directo al Papa; del conde Giuseppe Dalla Torre, director de L’Osservatore Romano, que acudía acompañado de sus redactores, y de profesores y alumnos del Almo Collegio Capranica, el prestigioso seminario donde Eugenio Pacelli había residido una temporada mientras se preparaba al sacerdocio. Habiendo sido cumplimentado, Pío se dirigió hacia la Capilla Sixtina, siguiendo el mismo itinerario de los ritos del cónclave: se revistió en el Aula de los Paramentos, donde le esperaba el cortejo que debía acompañarle, esta vez ya no como camarlengo sino como Sumo Pontífice. Los ceremonieros le ayudaron con los complicados ornamentos privativos de su altísima dignidad: la falda (vestimenta de seda blanca cogida al alba con agujas de plata para darle vuelo y dotada con cola), el manto (pluvial largo de color rojo) y la mitra alta con franja de oro.
El séquito se puso en marcha y enrumbó por las Salas Ducal y Regia hacia la Sixtina, donde ya esperaba un nutrido grupo de patriarcas, arzobispos, obispos y demás prelados que formaban parte de la corte pontificia. Éstos se hallaban detrás de la cancela, mientras los cardenales, esta vez revestidos de la púrpura y con capa magna (por haber cesado el luto por Pío XI), ocupaban los mismos puestos que habían tenido durante el cónclave. Todavía podían verse los doseles abatidos sobre los sitiales de Sus Eminencias, mientras el del papa electo aún se mantenía levantado. Pío XII hizo su ingreso al son del Tu es Petrus del maestro Perosi, ejecutado por la capilla pontificia. El Santo Padre, sentado en su trono colocado en la predela del altar, fue recibiendo el homenaje de los príncipes de la Iglesia, que se iban acercando uno a uno con sus respectivos caudatarios, bajo la dirección de ocho ceremonieros. Mientras tanto, resonaba el Tedeum de Baini, a cuyo término, el cardenal decano Granito Pignatelli di Belmonte entonó el oremus de acción de gracias.
El Papa, entonces, pronunció el primer discurso de su pontificado, que comenzaba con las palabras Dum gravissimum y fue radiado al mundo entero. El tema dominante era la paz, una paz que se había vuelto precaria y de la cual se hacía heraldo y abogado el nuevo pontífice, que no en vano la llevaba impresa en su apellido, como una especial vocación: Pacelli, Pax coeli, la paz del cielo, la paz de Dios, la única verdadera paz. Pío XII, en efecto, hacía un llamado, una invitación a“esa paz, don sublime de Dios, que es deseo de todas las almas sabias y fruto de la caridad y de la justicia (…); a la paz de las conciencias, tranquilas en la amistad de Dios; a paz de las familias, unidas y armonizadas por el santo amor de Jesucristo; a la paz entre las Naciones a través de la ayuda fraternal recíproca; a la paz, en fin, y a la concordia que deben ser instauradas entre las Naciones, a fin de que los diferentes pueblos, con admirable colaboración y cordial entendimiento, puedan llegar a la felicidad de la gran familia humana, con el apoyo y la protección de Dios”.
Pero Pío XII no se engañaba sobre lo delicado del momento y la precariedad de la paz: “En estas horas temblorosas, mientras tantas dificultades parecen oponerse a la consecución de la verdadera paz, que es la aspiración más profunda de todos, Nos elevamos suplicantes a Dios una especial plegaria por todos aquellos a quienes incumbe el altísimo honor y el peso gravísimo de guiar a los pueblos por el camino de la prosperidad y del progreso civil”. Es ésta la primera admonición a los grandes de este mundo, cuya locura y cuya sordera a las palabras de quien se dirige a ellos “inerme pero confiado”, conducirán desgraciadamente, de allí a pocos meses, al estallido de la tan temida conflagración, presagiada por “la visión de los males inmensos que afligen a los hombres” que se presentaba a los ojos del Vicario de Cristo.
La elección de Pío XII fue recibida, por lo general, con gran satisfacción en el ámbito internacional, a juzgar por las reacciones de la prensa mundial. Las manifestaciones de simpatía, de respeto y de complacencia hacia el nuevo papa provenían de todas partes del mundo civilizado. L’Osservatore Romano no tuvo tregua en varios días para poder reproducir los pasajes más significativos de los recortes de prensa. Como es natural, hubo un silencio sepulcral de parte de la Unión Soviética, lo cual era lógico por otra parte. Los periódicos italianos no mostraron el menor entusiasmo y se limitaron a hacerse eco indiferente de la noticia (que sin embargo les atañía de cerca). Los medios alemanes se mostraron fríamente circunspectos, pero ciertos voceros del nacionalsocialismo no ocultaron su disgusto. Así, por ejemplo, el Berliner Morgenpost del 3 de marzo decía: “la elección del Cardenal Pacelli no ha sido bien recibida por Alemania, pues él siempre se ha opuesto al nazismo”. Esto fue corroborado por La Correspondance Internationale, semanario oficial de la Internacional comunista, que dedicó al nuevo papa –al que califica de “persona non grata a los nazifascismos” – un artículo en el cual se lee: “llamando como sucesor a quien se había opuesto con resistencia enérgica a las concepciones totalitarias fascistas que tienden a eliminar a la Iglesia Católica, el colaborador más estrecho de Pío XI, los cardenales han hecho un gesto significativo, al poner a la cabeza de la Iglesia a un representante del movimiento católico de resistencia”.
En los días siguientes, el Papa se dedicó a recibir en audiencia a los cardenales, especialmente a aquellos que no residían en Roma y de ahí a poco (después de la coronación) se marcharían. Particular atención le merecieron los alemanes, debido a la delicada situación de la Iglesia en el Reich y a la amistad que le unía al antiguo nuncio apostólico en Alemania a los purpurados de aquel país, en particular Bertram y Faulhaber. Aprovechando su presencia, se quiso asesorar con ellos para poner a punto la notificación de rigor que debía enviar a Hitler, como a todo jefe de Estado, comunicándole su elección. Gracias a la labor de los jesuitas que trabajaron en la compilación de la monumental obra Actes et documents du Saint Siège rélatifs à la Seconde Guerre Mondiale, disponemos del protocolo verbal de la reunión que tuvo lugar el 9 de marzo de 1939, en la que Pío XII discutió sobre el tema con los cardenales germanos. Se aprecia en él el tacto exquisito desplegado para evitar aparecer cordial con el Führer, sin por ello dar pie a susceptibilidades que podrían haber causado más dificultades a la Iglesia en Alemania. El diálogo del Santo Padre con los purpurados es muy significativo y en él, por supuesto, no hay ni sombra de simpatía hacia el régimen nazi.

RODOLFO VARGAS RUBIO
Infocatólica

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido! Preferimos que no firme como Anónimo. Sea respetuoso y caritativo. Gracias y que el Señor lo bendiga!

Himno a la Virgen de Luján

MADRE DE LUZ, Himno a la Virgen de Luján, alentado por el Papa Francisco cuando era Cardenal primado de la Argentina.

Visita nuestro sponsor

Etiquetas

2013 2014 2015 Homilía Francisco Viajes Virgen María Iglesia Opinión Familia Argentina 2016 Oración Discurso Jesús Benedicto XVI Encuentro Sínodo de los Obispos Angelus Gestos Audiencia general Espíritu Santo Santa Marta Dios Noticia Mensaje JMJ Fe Paz Cristianos Evangelio Brasil Amor Jovenes Matrimonio Eucaristía Sacerdotes Niños Misericordia Obispos Bergoglio Visita La Cruz Papa Vida Juan Pablo II Alegría Entrevista San Pedro Año de la Misericordia Divorciados Audiencia privada Testimonio Carta Catequesis Cristo Unidad Padre Misa Italia Persecuciones Bautismo Señor Perdón Rio de Janeiro Ecumenismo Pecado Esperanza Humildad Canonización Curia Reforma Resurrección Siria Andrea Tornielli Diálogo Salvación Caridad Pobres Pobreza Buenos Aires Cuaresma Palabra de Dios San Pablo Beatificación CV II Jesucristo Mártires Video Audiencia EE.UU. Vaticano Pascua Twitter Comunidad Cristiano Enfermos Guerra Pablo VI Comunión Evangelización Gracia Madre Tierra Santa España Homilia Ortodoxos Pueblo de Dios Africa Ancianos Andrés Beltramo Aniversario Cardenales Discípulos Navidad Roma Adoración Misioneros San Francisco de Asís Santidad Anuncio Corea del Sur Educación Pecadores Sacramentos Elección Evangelii Gaudium Fidelidad Justicia Muerte México Polonia Reconciliación Rosario San José diablo Consagración Israel Regina Coeli Bartolomé I Hijos Historia Libertad Sociedad Año de la Fe Cuba Jerusalén Parroquia Periodistas Trabajo Card. Walter Kasper Confianza Dignidad Idolatría Judíos Tentaciones Corrupción Laicos Madre de Dios P. Lombardi Patriarca Terrorismo Vocación Camino Confesión Consistorio Credo Filipinas Milagro Paraguay Creación Cultura Dinero Economía Intenciones Mujeres Oriente medio Sandro Magister Servicio teléfono Asís Conversión Escándalo Irak Misión Mundo Musulmanes Paciencia Sabiduría San Juan Pablo II Santos Solidaridad Atentado Bendición C8 Conferencia Episcopal Corazón Enfermo Hermanos Hipocresía Juan XXIII Martirio Pentecostés Reino de Dios Religiosos Arz. Pietro Parolin Biblia Católicos Consejo de Cardenales Hijo Jóvenes Presidente Refugiados Resucitado Sacerdote Seminaristas Sufrimientos Verdad Bienaventuranzas Bolivia Ideología Latinoamérica Nuestra Señora de la Concepción Aparecida Pasión Periferias Relatio Violencia Aborto Apóstoles Enfermedad Hijo de Dios Mansedumbre Mundanidad Profetas Virgen Maria Abuelos Abusos Cartas Cielo Cracovia Encarnación Federico Lombardi Liturgia Misterio Mons. Romero Palabra Palestina Santa Teresita Seguimiento Visita Ad Limina demonio Catecismo Confirmación Cristina Fernández Cultura del descarte Cura Brochero División Dolor Encíclica Escucha Francia Fátima Gerard Muller Hombre Jesuitas Jubileo Mal Medios de Comunicación Obediencia Papa emérito Turquía Virgen de Fátima Virgen de Luján Albania Alemania Aparecida Apostolado Asunción de la Virgen María Barack Obama Castel Gandolfo El Salvador Esclavitud Inmigrantes Interreligioso Jueves Santo Kenia Libro Mandamientos Memoria Miedo Motu Propio Peregrinación Peregrino Perseguidos Política Religiosas San Juan Sri Lanka Sínodo Teología Ucrania Asia Ayuno Creyentes Curación Cónclave Declaración Diplomacia Dones Egipto Egoísmo Ejercicios espirituales Homosexualismo Limosnero Mafia Mons. Georg Gänswein Oscar Arnulfo Romero Personas Protestantes Reina de la Paz Santísima Trinidad Semana Santa Telegrama Ternura Abraham Amistad Buen Pastor Card. Gerard Muller Cardenal Bertone Católica China Civiltá Cattolica Cumpleaños Cárcel Discernimiento Ecología Esposo Fiesta Fraternidad Islam Juan XXXIII Lampedusa Llagas Luz Mujer ONU Padres Penitencia Pueblo Ratzinger Renuncia Rusia Salus Populi Romani Samaritano Tristeza Vanidad Videomensaje Víctimas Adviento Aula Pablo VI Año Santo de la Misericordia Cardenal Carisma Conciencia Coraje Corazón Inmaculado de María Creador David Doctrina Droga Ecuador Exhortación Apostólica Filosofía Ley Libertad religiosa Lumen Fidei Madre Iglesia Madre Teresa de Calcuta María Auxiliadora Mons. Mario Poli Nulidad Pastor Poder Rezar San Juan Bautista Secretario de Estado Teología de la Liberación Testigos Trata de personas Uganda Villas de emergencia Agradecimiento Alabanza Amigo Angeles Antropología Armenios Arzobispos Asesinato Belleza Belén Bosnia-Herzegovina Comisión Consagrados Coptos Corpus Christi Crucificado Custodio Deportes Derechos Humanos Dilma Rousseff Docilidad Don Escuela Etica Felicidad Fotografía Gay Gratuidad Homilías Hospital IOR Jordania Magnanimidad P. Santiago Martín Padre Pepe Parroquias Predicaciòn Promesa Prójimo Retiro Riquezas Sagrada Familia San Ignacio Santa Sede Scholas Ocurrentes Silencio Sinodo Soberbia Sábana Santa Triduo Pascual Universidades Vida consagrada Vida humana Ave María Bien Bondad Calabria Catequistas Celebraciones Chile Clericalismo Colombia Compasión Consejo Contemplación Cristianismo Cuerpo de Cristo Diocesis Divina Misericordia Domingo de Ramos Embajador Espíritu Fieles difuntos Fútbol Hijos de Dios Humanae Vitae Humanidad Iacopo Scaramuzzi Jornada Mundial de la Paz Justos La Repubblica Lefebvristas Limosna Maestro Magisterio Mahmoud Abbas Medjugorje Mesías Misa Crismal Mons. Fisichella Natividad de la Virgen María Obispo de Roma Orgullo P. Jorge González Guadalix P. Raniero Cantalamessa Padrenuestro Presos Párroco Regalo Renovación Carismática Católica Sagradas Escrituras Sagrado Corazón de Jesús Saludo Santa Clara de Asis Seguridad Teólogos Tradición Urbi et Orbi Venezuela Via Crucis Vigilia Vittorio Messori Vladimir Putin Acción de gracias Alianza Alma Almuerzo Anglicanos Apocalipsis Apostasía Apostoles Armonía Bien común Calvario Caminar Caritas Caín Celibato Cenáculo Ciegos Cine Coherencia Constantinopla Copacabana Crisis Dictadura Discapacidad Doctrina Social Don Bosco Dulzura Educadores Emigrantes Encuentro Mundial de las Familias Encuesta Enemigos Envidia Europa Evangelium Vitae Evangélicos Fariseos Fortaleza Genocidio Gloria Guardia Suiza Hechos de los Apóstoles Historia de la Salvación Hombres Homosexulaismo Humillación Informe Inglaterra Intercesión Intolerancia Laudato Sii Lavatorio de los pies Lumen Gentium Madre de Misericordia Madre de la Iglesia Meditación Moisés Molise Monjas Nacimiento Necesitados Novicias Novios Odio Oriente Padre Fortea Papado Paraíso Pastor Bonus Paternidad Permanecer Piedad Pio XII Portugal Premio Nobel de la Paz Profesor Progresismo Providencia Reino de los Cielos República Centroafricana Respeto Sacrificio San Cayetano San Miguel Arcángel Santa Teresa Sarajevo Televisión Tierra Vacaciones Valores Vatileaks Vida cristiana Viernes Santo Vigilia Pascual Virgen de la Caridad del Cobre mATERNIDAD satanás Abraham Skorka Accidente Acción Católica Agenda Alimentos Alumnos Amoris Laetitia Ana Angelo Roncalli Anunciación Apariciones Ateos Audiencia Jubilar Autoridades Banco Vaticano Bioética Cagliari Calumnia Card. Angelo Amato Celos Cercanía Ciencia Cirilo Compromiso Comunismo Comunión de los Santos Concepción Congreso Congreso Eucarístico Consejo Cor Unum Cooperación Coronación de la Virgen Críticas Córdoba De La Cigoña Deportistas Desafíos Diez Mandamientos Divina Providencia Diócesis Emaús Empresarios Epifanía Escatología Esposa Excluidos Excomunión Fecundidad Finanzas Focolares Franciscanos de la Inmaculada Generosidad Gnósticos Gracias Guadalupe Hambre Harley Davidson Herejía Historia de la Iglesia IVE Iglesia Ortodoxa Rusa Inmaculada Concepción Isaías Jornada Mariana Jornada Mundial del Enfermo Jornada de la Juventud asiática Juicio final Juventud Liberación Madre de la Esperanza Maestros Marxismo Mater Ecclesiae Medioambiente Mendoza Misiones Mons. Konrad Krajewski Movimientos Música Naciones Unidas Nueva evangelización Nápoles Octava de Pascua Opus Dei Ordenación Episcopal P. Guillermo Karcher P. Jorge Enrique Mújica Pakistán Pan de vida Parábolas Patriarca de Constantinopla Pedofilia Pena de muerte Personaje del año Pinturas Polémica Prensa Profesía Provisional Rabino Radio Vaticana Reflexiòn Responsabilidad Salud San Esteban San Joaquín San Juan XXIII San Juan de Letrán San Lucas Santa Ana Santo Tomás Scalfari Secuestros Semana de Oración por la Unidad Servicio Penitenciario Shimon Peres Siervo de DIos Signo Sinodalidad Sorpresa Te Deum Tirana Todos los Santos Trabajador Tragedia Transparencia Trento Turín Uruguay Vatican Insider Verbo Vida contemplativa Vida eterna Virgen de Guadalupe Vocaciones Voluntad 2017 Abundancia Acción Adán Agentes Sanitarios Alejandría Anunciación del Señor Apostólica Aram I Ariccia Armas Ateísmo Avión Año Jubilar Año Litúrgico Beato Beato Pablo VI Bienes Boda Buena nueva Caballeros de Colón Camino Neocatecumenal Card. George Pell Card. José Policarpo Card. Leo Burke Card. O'Malley Card. Parolín Casa de Dios Casuística Catedral Celebración Cisma Clausura Comunicaciones Sociales Concilio Congregaciones Congregación para la Doctrina de la Fe Consejo para la economía Consuelo Cordero Cristo Rey Criticas Cáritas Cátedra de San Pedro Delincuencia Delincuente Dicasterios Dios es amor Discriminación Doctrina de la Fe Ecología humana Embrión Enrique Shaw Episcopado Error Escrituras Estado Eternidad Evo Morales Exaltación de la Santa Cruz Examen de conciencia Explotación Familia numerosa Familiaris Consortio Familias Favela Frutos Gaudium et Spes Gaza Giacomo Galeazzi Gianni Valente Globalización Gobernantes Gratitud Guerra mundial Gustavo Gutierrez Hermenéutica Himno Holanda Identidad Iglesias Ortodoxas orientales Imagen Indiferencia Indulgencias Infierno Inicio de Pontificado Intelectuales Internet Invitación Islamismo Jornada Mundial de la Juventud Joseph Ratzinger José Luis Restán Juan Bautista Montini Juan Pablo I Justificación Juzgar Karehin II Karol Wojtyla Leo Messi Leprosos Leyes Llamado Lobby Luteranos Magnificat Marcha por la vida Miércoles de Ceniza Mulieris Dignitatem Naturaleza Nazaret Nostalgia Nuestra Señora de Bonaria Nuestra Señora de la prontitud Oficina de Prensa Ordenación Sacerdotal Ordenación presbiteral Padre José Kentenich Paganismo Panamá Panteísmo Paris Pastoral Pastores Patria Patriarcado de Moscú Pelagianos Pentecostales Pequeños Permiso Persona Perú Piedad popular Politica Políticos Pontificio Consejo para los Laicos Prefecto Presbítero Presentación del Señor Pro vida Profesión Promoción Provida Pésame Pío XI Pío XII Quirógrafo Radio Rafael Navarro-Valls Ramadán Raúl Castro Rebaño Redención Relatio Final Religión Reliquias República Dominicana Reyes Magos Ricos Sala Clementina Salesianos San Andrés San Mateo Santa Santa Misa Santo Schoenstatt Seminarios Sencillez Simon Peres Solemnidad Tawadros Tecnología Templo Teoría de Género Traición Transfiguración Turin Una Ungido Valentía Verguenza Victoria Virgen Inmaculada Virgen de Lourdes Virgen de Pompeya Virgen del Rosario Virtud Visperas Vía Crucis irlanda viaje 24 horas para el Señor Aclaración Adulterio Afganistán Agresión Agustinos Albino Luciani Altar Alver Metalli Ambición Amia Amman América Amós Angel Gabriel Antiguo Testamento Antisemitismo Análisis Anécdotas Arrepentimiento Ascención Asia Bibi Asis Asociación Bíblica Italiana Astucia Audio Ayuda Año de la Vida consagrada Bangladesh Bautizados Beato Mons. Oscar Arnulfo Romero Beatos Luis y Celia Martín Bernabé Bernard Fellay Bienestar Biografía Broma Budistas Buen Samaritano Bula Bélgica Canción Canáa Capitalismo Caprichos Card. Claudio Hummes Card. Javier Lozano Barragán Card. Loris Capovilla Card. Oullet Card. Scola Card. Vinko Piljic Cardenal Lluís Martínez Sistach Cardenal Lorenzo Baldisseri Cardenal Péter Erdő Cardenal Ravasi Caritas in Veritate Carrerismo Catolicidad Causa de beatificación Celam Cena del Señor Cerdeña Chiara Lubich Civilización del amor Cizaña Clarisas Codicia Coliseo Compartir Compañía de Jesús Comunicación Comunidad Judía de Roma Concilio pan-ortodoxo Concordia Condolencias Conferencia de Prensa Confesor Congregación para el Clero Consejo Ecuménico de las Iglesias Continuidad Cooperativismo Corintios Corpus Domini Corrección Corriere della Sera Crucifijo Crucifijo de San Damián Cultura del encuentro Círculo de San Pedro Código Penal Código de Procedimiento Penal Dei Verbum Democracia Derecho Canónico Derechos de la mujer Desaparecidos Desempleo Dibujo Difamación Difuntos Dignitatis Humanae Dirigentes Divina Liturgia Docentes Día del trabajador Ecclesia Dei Edicto de Milán En VIVO Encarcelados Enfermero Enrique Cangas Escepticismo Escocia Espiritualidad Espías Estudiantes Eutanasia Exegetas Existencia Exorcismo Ezequiel FAO FIDELIS DISPENSATOR ET PRUDENS Falsos profetas Fundación Papal Futuro G20 Getsemaní Gobierno Génesis Hambrientos Heridas Honestidad Hostia ISIS Iglesia Doméstica Iglesias Orientales Imagen de Dios Inclusión India Indìgenas Inter Mirifica Investigación Itinerantes Japón Jesús Colina Jonás Jorge Milia Jornada Jornada Mundial de las Misiones Jornada Mundial por las vocaciones José María Zabala Judas Juez Juicio Junipero Serra Ladrón Laicidad Lavado de pies Lectio Divina Lefebvre Legalismo Legionarios de Cristo Leonardo Boff Ley Natural Logotipo Loreto Lot Lourdes Lucha Luján Lunes del Angel Luto Lágrimas Líbano Madre de Jesús Madre de los Dolores Madre de los discípulos Madre del Redentor Madres Madurez Malvinas Manuel Bru Marco Tosatti Marginación Marginados Maria Sedes Sapientae María Reina María Santísima Massimo Introvigne Matar Mate Medicina Mediocridad Menores Mensajeros Mercedes Fariña Ministerio Petrino Misericordiae vultus Misericordina Monaguillos Mons. Agostino Marchetto Monseñor Moral Motoqueros Mundial de Fútbol Murmuración Muros Museos Vaticanos Médicos Narcisismo Narcotráfico Ndrangheta Nestor Kirchner Nicaragua Nigeria Niño Novedad Noviazgo Novicios Nuestra Señora del Buen Ayre Nuestra Señora del Buen Consejo Nuncio Obreros Occidente Olimpìadas Ordinariato P. Fabián Báez P. Iraburu P. Jacques Hamel P. José Medina Padres de la Iglesia Pan Papamóvil Paráclito Patriarca Kirill Patriarca Mar Dinkha IV Patriarca Ortodoxo de Etiopía Patrona Patrono Pecado mortal Pensamiento Perseverancia Pesebre Piergiorgio Odifreddi Planeta Pontificado Pontificia Academia de Ciencias Pontificia Academia para la Vida Pontificia Comisión para la protección de menores Pontificio Consejo Justicia y Paz Pontificum Consilium pro Familia Porciúncula Predicador Premio Ratzinger Presbiterado Primera Comunión Pro Life Profanación Prosperidad Protección Pruebas Puerta Santa Puerta de la Misericordia Pureza Purificación Ratisbona Redentor Redes Sociales Reino Unido Relaciones religiosas Relatio Synodi Religiones Reunión Revelación Revolución Rolling Stone Rota Romana Ruanda Sacerdocio femenino Saduceos Sagrada Sal Salvador Samuel San Agustían San Ambrosio San Benito abad San Bernardo San Isidro San Marcos San Rafael San Valentín Sangre de Cristo Santa Juana de Arco Santa María Santiago Apóstol Santiago de Compostela Santiago del Estero Santo Nombre Secretaría Secularización Separación Sermones Sexualidad Shalom Shoah Signos de los tiempos Simeón Sucesión Apostólica Suspención Talentos Temor de Dios Teología del Pueblo Tergiversación Terremoto Tesoro Tibieza Tifón Time Tortura Trascendencia Tribulación Tráfico de seres humanos Tucumán Turismo Túnez Ultima Cena Unción de los enfermos Unitatis Redintegratio Venganza Verbo Encarnado Vida religiosa Virgen Dolorosa Virgen de Bonaria Virgen de Caacupé Vísperas anticristo descarte indigentes instrumentum laboris maligno Álvaro del Portillo Ávila Ébola 1974 2004 2005 21/9/53 4 ADN Abajamiento Abarzo Abbá Abdullah II Abogado Abolición Abune Matías Académicos Acción Social Aceite Acogida Acólitos Adolescentes Adopción Adultos Afligidos Agobiados Agosto Agravio Agua Agustinianum Agustinos recoletos Ahmed Al Tayyeb Akita Alberto Methol Ferré Alcalde Alegr Aleteia Alfredo Leuco Alianza Evangélica Mundial Alicia Barrios Alma de Cristo Almería Altruismo Alí Agca Amantes Amargura Amazonía Amenaza Andrea Riccardi Anencefalia Anestesia Angel de la guarda Angeles custodios Angustia Ankara Anonadamiento Antioquía Antonio Franco Antártida Apariencias Apertura Aprender a aprender Arca de la Alianza Ariel Ramirez Armenia Arrio Arte Arturo Paoli Ary Waldir Ramos Díaz Arz. Lorenzo Baldisseri Asamblea Ascenciój Ascética Asia Times Asistencia sanitaria Askenazí David Lau Asociaciones Médicas Católicas Asociación Ciencia y Vida Asociación Internacional de Derecho Penal Asociación Internacional de Exorcistas Astrofísica Astronomos Astronomía Ataques Atenágoras Atletas Audacia Aug San Suu Kyi Aula del Sínodo Auschwitz Australia Autonomía Autoridad Autoridad Financiera Avaricia Año Constantiniano Año Judicial Babilonia Bahía Blanca Banquete Barbería Barcelona Beata María Bolognesi Beato Giuseppe Puglisi Beato Juan Pablo II Beato Pier Giorgio Frassati Beato Rosmini Beato Toniolo Bebés Benedic Benedictinas Camaldulenses Beneficio Benjamín Netanyahu Benneux Benín Berbabé Berlín Bielorrusia Bienvenida Biodiversidad Bizentinos Blanqueo Blasfemia Bleacher Creatures Boko Haram Borges Boston Burundi Bérgamo Búsqueda C9 CEA CV I Caldeos Calentamiento Cambio climático Camerún Caminantes Camorra Campo Gallo Campus Fidei Candidatos Canoniza Capdevila Capellanes Capilla Sixtina Capitolio Caravana de la Paz Card. Achille Ambrogio Damiano Ratti Card. Angelo Bagnasco Card. Beniamino Stella Card. Caffarra Card. Cañizares Card. Christophe Schönborn Card. Cipriani Card. Dolan Card. Giovanni Battista Re Card. Jaime Ortega Card. Leonardo Sandri Card. Madariaga Card. Martini Card. Marx Card. Mazombwe Card. Norberto Rivera Card. Pacelli Card. Raymond Burke Card. Ricardo Ezzati Andrello Card. Rodriguez Madariaga Card. Rouco Varela Card. Sandoval Iñiguez Card. Santos Abril y Castelló Card. Sebastián Card. Sodano Card. Stanislaw Dziwisz Card. Tagle Card. Van Thuan Cardenal Dziwisz Cardenal Fernando Filoni Cardenal Grech Cardenal Robert Sarah Cardenal Sarah Caribe Carlos Luna Carmelitas Carne Carpa Misionera Carpintero Carta Apostólica Cartoneros Casa Casa Don de María Casa de Caridad Casa de Jesús Casa de María Casa del Divino Maestro Casamiento Castidad Cataluña Catamarca Catecúmenos Catequesis Jubilar Catholic Link Catholicós Catolicismo Católicos orientales Cavevi Cefas Celo apostólico Cementerio Centro Astalli Centro Televisivo Vaticano Ceremoniero Chad Charamsa Charles de Foucauld Chesterton Chiapas Chipre Chisme Christian Schaller Christifideles laici Ciclistas Ciudad Ciudadanos Claudia Peiró Clément Borioli Cobertura Colaborador Colecta más x menos Colegio Sacerdotal Argentino Colegiolidad Colegios Pontificios Colegios católicos Comisario Apostólico Comisión Nacional de Justicia y Paz Comisión Pontificia para la protección de los menores Comisión Teológica Internaiconal Comité Olímpico Comodidad Compendio Comprensión Comunicación Social Comunidad San Egidio Concurso Condenación Condenar Conferencia Internacional Confesar Conflictos Congo Congregacion para Institutos de Vida Consagrada Congregación de los Obispos Congregación para el Culto Divino Congregación para la Vida Consagrada Congregación para la educación católica Conin Conmemoración Conocimiento Consejo Mundial de Iglesias Consejo Pontificio para la Cultura Consejo de Economía Consejo parroquial Consejos Constantino Constanza Miriano Constitución Apostólica Construir Contaminación Contradicción Conventos Cooperativa Cordero de Dios Corderos Coreografía Coro Ortodoxo de Moscú Coronada de estrellas Coronilla de la Divina Misericordia Corredención Corán Cosmos Costa Rica Cotidianeidad Cova da Iría Creces Credibilidad Crimen Criminales Cristina Bergoglio Cristóforo Cruz del Jubileo Cuadro Cuerpo Cuerpo Místico Cumbre de las Américas Cumplimiento Curas villeros Curiosidad Częstochowa Cáliz Cáncer Cántico de las creaturas Código Civil DWIGHT LONGENECKER Daejeon Daniel Iglesias Grèzes David Cameron Davos Debilidad Decisión Decreto Decálogo Defensa Defensa de la vida Defensor Denuncia Depositum fidei Derecho a la vida Derechos de los Niños Desafíos pastorales Desapego Desarrollo Descanso Desigualdad Desinformación Desmentida Desnutrición Despenalización Detenidos Deus Caritas est Deuteronomio Devoción Devoción Mariana Dia del Alivio Diaconado Dibujos animados Dificultades Dignitas personae Discípula Dispensario Diversidad Dives in Misericordia Divinidad Diáconos Doctor de la Iglesia Doctrina Social de la Iglesia Doctrina jurídica Documental Documento de identidad Dogma Domingo Domingo de Resurrección Don Lorenzo Milani Don Stefano Donación Dormición de la Virgen Dr. Abel Albino Duchas Dureza EWTN Ecclesiam Suam Eclesiásticos Ecónomo Edad Eduardo Verástegui Educador Efeso Eficiencia Ejemplo El amor antes del mundo Elecciones Elegidos Elisabetta Piqué Elí Elías Embarazadas Embriones Emoticones Emérito Encarnizamiento terapéutico Encintas Encuentro Mundial de Movimientos Populares Entendimiento Entrega Enviado Epaña Episcopalianos Equidad Esclavas del Amor Misericordioso Escritores Escuchas Escudo Escuelas para el encuentro Escultura Esenios Esoterismo Esperanza de Jesús Estado islámico Estadísticas Estambul Esteban Pittaro Esterilidad Estigmas Estilo Estrella de la Evangelización Estrella del Mar Eva Evangelii Nuntiandi Exaltación Exegesis Exiliados FRANCISCO JAVIER ERRÁZURIZ OSSA Facebook Falsedad Fama Famili Federación Bíblica Católica Federación Luterana Mundial Federico Hernández Aguilar Felicitación Feligreses Fernando Vérgez Alzaga Fides Fieles Fiesta de la Misericordia Filiación Firmeza Fiscal Alberto Nisman Florencia Floribeth Mora Díaz Formadores Foro Eonómico Mundial Fortune Fr. Berislao Ostojic Fr. Jesús Sanz Montes Fracaso Franca Giansoldati Francesco Della Rovere Franqueza Franz-Peter Tebartz-van Elsten Fraternidad San Pío X Fray Carballo Fray José Narlaly Frontera Fuenteovejuna Fundación Centesimus Annus Fundación Orientale Lumen Fundación San Juan Pablo II Fundamentalismo Funeral G8 Gales Galilea Gaudete Gendarmes Genealogía Generación Geraldina Boni Geriátrico Ginecólogos Giovanni Traettino Gitanos Gobernatorado Gobiernos Goya Producciones Graffiti Grecia Greco-católicos Greco-melquitas Greenaccord Gregorio Pierre XX Ghabroyan Griegos Grutas Vaticanas Grávida Argentina Guardia Costera Gudtavo Cerati Guerrilla Guido Gusso Guillermo Marconi Guía Gólgota HIV Habladurías Haití Hebreos Hermana Hermandad San Pío X Hermandades Hermanito de Jesús Herodes Heráldica Hijo de María Himno por la Paz Hindúes Hipótesis Hitler Hogar Holghin Hollande Holocausto Honradez Hospital Bambino Gesú Hospital Italiano Hospital San Francisco Hospitalidad Humilde Sierva del Señor Humor Huracán Huéspedes Hábitat Héroes Iglesia Armenia Apostólica de Cilicia Iglesia Asiria de Oriente Iglesia Copta Ortodoxa Ignatius Aphrem II Il Giorno Il Messaggero Iluminación Imitación Imágenes Incoherencia Incomprensión Incredulidad Inculturación Independencia Indigenas Individualismo Indulgencia Jubilar Indulgencia Plenaria Infalibilidad Infanticidio Infidelidad Infobae Injusticia Inmaculada Madre Inocentes Inquietud Insistencia Instituto de Obras de Religión Instituto del Verbo Encarnado Institutos Seculares Inteligencia Intereses Interpretación Ir Irán Isaac Isernia Islas Malvinas Izquierda J. C. Gracía de Polavieja JMJ. Radio Jacob Jacob Badde Jaime Septién Jaques Maritain Jardín Jerarquía Jeremías Jerónimo Job Jornada Misionera Mundial Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación Jornada Mundial de la Alimentación Jornada por la Vida Josué José Antonio Méndez Juan Bosco Martín Algarra Juan Carlos Varela Rodríguez Juan Manuel de Prada Juan Mendicino Judaísmo Juegos Juez Eclesiástico Jugar Julio II Justin Welby Kailash Satyarthi Kerigma Kiko Arguello La Alameda La Cárcova La Nación Laicismo Laico Lamentos Laudato S' Laura Chinchilla Lavado Leandro Martins Lectura Lema Lenguaje Lesa humanidad Lesbos Letanías Ley de Dios Liberador Libia Lidia Liguria Linchamiento Linda Hogan Linosa Literatura Little Boy Lituania Llena de Gracia Lope de Vega Loppiano Louis y Zélie Martin Luis Abel Delgado Luis Pérez Bustamante Luis Rosales Lujuria Luna Lusaka Lázaro M Macabeos Machismo Madison Square Garden Madonna della Libera Madre Laura Montoya Madre María Guadalupe García Zabala Madre amada Madre de la Divina Providencia Madre de los creyentes Madre de toda la humanidad Madre del Evangelio Madre del Evangelio viviente Madre llena de esperanza Maestra Mafiosos Magia Magistrados Magos de Oriente Malala Yousazfai Malicia Maltrato Mama Antula Mamá Manfred Lutz Mansos Mar del Plata Marialis Cultus Marian Valley María Cristina de Saboya María Elena Bergoglio María Vallejo-Nágera Mas por menos Mediador Meeting Meriam Yahia Ibrahim Mes de María Metropolita Mexico Milàn Ministras de los Enfermos de San Camilo Minusválidos Miroslav Bulesic Mirtha Legrand Misa Criolla Misal Romano Miseria Misericordi Misionero. Testimonio Misioneros de la Misericordia Missio Mitis Iudex Dominus Iesus Mitis et Misericors Iesus Moda Modelo de caridad Modelo de la Iglesia Modernistas Monasterio Mons. Alfonso Delgado Mons. Alfred Xuereb Mons. Angelo De Donatis Mons. Antonio Marto Mons. Arancedo Mons. Baltasar Porras Cardozo Mons. Buenanueva Mons. Carlos Franzini Mons. Daniel Sturla Mons. Darío de Jesús Monsalve Mons. Enrique Angelelli Mons. Ernesto Giobando Mons. Estanislao Karlic Mons. Fouad Twal Mons. Guido Pozzo Mons. Gäenswein Mons. Juan José Omella Mons. León Kalenga Mons. Mario Iceta Mons. Munilla Mons. Nikola Eterovic Mons. Paolo Xie Ting-zhe Mons. Pedro Laxague Mons. Ricardo Ezzati Mons. Samuel Aquila Mons. Scarpellini Mons. Stanislaw Gadecki Mons. Viganó Mons. Víctor Fernández Mons. Vísctor Sanchez Espinosa Mons. Ñañez Monseñor Aguer Monseñor Aldo Giordano Monseñor Fernando Vérgez Alzaga Monseñor Francisco Gil Hellín Moratoria Mos. Georg Ratzinger Moscú Mosul Movimiento Apostólico Ciegos Movimiento Cristiano Liberación Movimiento Eucarístico Juvenil Movimiento por la Vida Mujer Eucarística Mujer de la memoria Muro de los lamentos Murumuraciones Museo del holocausto Mística Nacionalismo Nairobi Natalidad Natty Pretrosino Naufragio Nazis Necedad Neoliberalismo Neopentecostalismo Nerses Bedros XIX Nerón New Age New York Nicolás Nicolás Maduro Moros Nietos Niñas Niño Jesús Niños por nacer No creyentes No nacidos Noche de los cristales Nochebuena Nostra Aetate Notre Dame Novo millennio ineunte Noé Nuestra Señora de Chiquinquirá Nuestra Señora de Coromoto Nuestra Señora de Jerusalén Nuestra Señora de Kibeho Nuestra Señora de Knock Nuestra Señora de Lanka Nuestra Señora de Madhu Nuestra Señora de la Antigua Nuestra Señora de la caricia Nuestra Señora de la ternura Nueva Jerusalen Nuevo testamento Néstor Mora Núñez Nómadas Números Obendiencia Obispado Obispo auxiliar Obispos Holanda Objeción de conciencia Obra de María Obra de Nazaret Obras Obras buenas Obras de Misericordia Obsertario Romano Observancia Observatorio Oceanía Octava de Navidad Omar Abboud Ombar Abboud Omnipotencia Oprimidos Orar Orden Ecuestre del Santo Sepulcro Orden Sagrado Orden de la Santísima Trinidad Orden del Carmelo Descalzo Orfanato Oscar Oscar Schmidt Oscar Ustari Oseas Oslo Otranto P. Alessandro de Sanctis P. Andrés Taborda P. Antonio Grande P. Aristi P. Carlo Buzzi P. Enrique Pozzoli P. Fabián P. Gabriel Amorth P. Gleison P. Guillermo Morado P. Guillermo Ortiz P. Humberto Yañez P. Ismael Quiles P. Javier Klajner P. John Hunwicke P. José Granados P. José Hernández P. Juan Garcia Inza P. Julio Sáinz Torres P. Luis Espinal P. Luis Montes P. Marcelo Debenedectis P. Mariano Fazio P. Maurizio Patriciello P. Miguel d' Escoto P. Nicholas Gregoris P. Pedro Trevijano P. Peter Gumpel P. Raymond de Souza P. Renzo Zocca P. Umberto Yañez Pacem in terris Pacientes Pactos Lateranenses Padre Bruno Secondin Padre Mario Beverati Padre Pedro Arrupe Padre Pío Padre Victorino Ortego Paganos Paises Paises Bajos Palios Palito Ortega Pan vivo Pandillas Papas Papá Parresía Parusía Pasaporte Paseo Pastoral familiar Pastoral juvenil Pataxó Patraiarca Fouad Twal Patrona de América Pax Christi Pecado original Pecados capitales Pederastia Pedófilos Pensador Pepe Luque Peregrinación de las familias Pereza Perfección Persona humana Peter Seewald Peticiones Philomena Lee Piedra Piedras vivas Pio X Plegaria Eucarística Policía Politeísmo Pompeya Pontificia Academia Eclesiástica Pontificia Comisión Bíblica Pontificia Comisión para América Latina Pontificia Universidad Gregoriana Pontificias Obras Misioneras Pontificio Colegio Escocés Pontificio Consejo de Cultura Pontificio Insitituto Bíblico Pontífice PopeEmoji Porciuncula Portavoz Prato Preceptos Prelados Preocupaciones Presbiterianos Presbiterio Presunción Primado Primicia de los redimidos Primogénito Pro Petri Sede Profecías Profundidad Prostitución Protocolo Protomártires Proximidad Prudencia Prófugos Publicanos Publicidad Puebla Pueblos originarios Purgatorio Pérez Esquivel Pío IX Pío V Pío VII Qom Qui arcano Dei RAI ROACO Racionalismo Radio María Radio Virgen del Carmen Radipuglia Raquel Razón Realismo Rechazo Reconstitución Rectitud Rectores Redemptoris Mater Refugiado Refugio de los pecadores Reina Isabel Reina de Africa Reina de la Familia Reina de los Mártires Reina de los Santos Reina de los Ángeles Reina del Cielo Reina del Universo Reinserción Relativismo Remate Rencor Representantes Pontificios Reproducción Reputación Rescriptum Resentimiento Resignación Resistencia Respondo Resucitados Rev. Olav Fykse Tveit Revista Revolucionarios Rey Rey de Jordania Ricardo Martinelli Ricardo Romano Richard Burridge Rigidez Rigoristas Rivalidad Roberta Leonardi Roca Rocío Manzaneque Rodolfo Proietti Rodrigo de la Serna Romano Guardini Rugby Russell Crowe Rutina Sabios Sacerdotes villeros Sacralidad Sacrificio Eucarístico Sacrilegio Sacro Cuore Sagrado Salam Salmos Salomón Salta Salvador Aragonés Salvifici doloris Samuel Benedict Daswa San Agustín San Antonio de Padua San Camilo de Lelis San Carlos Borromeo San Casimiro San Celestino V San Cesáreo de Arlés San Expedito San Felipe Neri San Francisco Javier San Francisco de Laval San Francisco de Sales San Gabriel San Gregorio de Narek San Ireneo San Jenaro San Josafat San Josemaría San José de Anchieta San Juan Bosco San Juan Crisóstomo San Juan Diego San Juan Pablo San León Papa San Lorenzo San Luis Gonzaga San Luis Martin y Santa María Celia Guérin San Luis María Grignon de Montfort San Luis Orione San Roque Gonzáles de Santa Cruz San Vicente Grossi San bernardino de Siena Sangre Santa Fe Santa Iglesia Santa Inés Santa Isabel Santa María de la Encarnación Santa María de la Purísima Santa Mónica Santa Rita Santa Sabina Santiago de Chile Santificación Santo Padre Santo Padre Pìo Santo Tomás Moro Santuario Santísima Virgen de Gador Sara Sean UNO Sebastián Correa Sebastián Piñera Secretaría para la Comunicación Sectas Sede de la Sabiduría Seducción Segunda venida Selecciones Selfie Semana Social Semana de la Familia Sembrador Sensualidad Sensus Fidei Sensus fidelium Sentido del pecado Sergio Bergman Sermón de la montaña Servicio Sacerdotal Nocturno Servicio Sacerdotal de Urgencia Servidora Señal de la Cruz Señor del tiempo Seúl Shenouda III Sicilia Sida Siglo XX Siglo XXI Signatura Apostólica Signo de la Cruz Silla gestatoria Simplicidad Sinagoga Sindicatos Sirio-Ortodoxo Siro Malankar Sobornos Sobriedad Sobrino Sociedad Italiana de Cirugía Oncológica Sociología Sodoma Soldados Sollicitudo omnium ecclesiarum Soltera Soprtar Sor Isabel de María Inmaculada Sordomudos Stefano Fontana Stella Matutina Subdesarrollo Sudán Suecia Suicidio Summorum Pontificum Sumo Sacerdote Superficialidad Superiores Taizé Tango Tarragona Techo Telecomando Templo Valdense Teodoro II Teofanía Teología del cuerpo Tepeyac Teresa de Calcuta Terquedad Testamento Tewahedo The Economist The Newyorker Theotokos Tiempo Tierra Prometida Timothy Schmalz Tinieblas Tobit Toda Santa Madre de Dios Tolerancia Tornado Tota Pulchra Trabajo infantil Traidor Transformados Transgresión Trepadores UCA UNASUR UNITALSI Unifil Uniformidad Universal Vagabundo Vailankanni Vanagloria Varginha Vecinos Velar Vencedor Venerable Verona Veterano Veterocatólicos Vicario de Cristo Vida comunitaria Vida espiritual Vida por nacer Videntes Vidigal Vigilancia Vigilia de la Misericordia Vinicio Ceva Vino Violación Virgen Desatanudos Virgen de Copacabana Virgen de Coromoto Virgen de la Misericordia Virgen del Carmen Virgen el Carmen Virginidad Visitación Visitas Viudas Viudez Viviente Vivir Vjekoslav Bevanda Vladimir Ghika Voluntariado Vultum Dei Quaquere Víctor Manuel Fernández Víctor Saldaño Walter Brandmüller Walter Habiague Washington Web Willy Herteleer Wlodzimierz Redzioch World Jewish Congress Xi Jinping Yo soy Yoga Yosef Yitzhak YouCat Youhanna X Zacarías Zelotas Zen astor Bonus cardenal Paul Josef Cordes científicos he Times homi homonomio jornada mundial de las Comunicaciones Sociales santa Giuseppina Bakhita Ángela de Foligno Ángeles Árbol de Navidad Éfeso Ética Ícono Ícono de la Fe Óleo Última Cena Últimos tiempos